Ocurrió en Westfalen (Alemania). Una cajera aceptó el pago de cuatro paquetes de cigarrillos con un billete de 30 euros e incluso devolvió el cambio ‘correcto’.

El autor de este fraude, del que Facua se hacía eco en su blog, asegura que encontró el billete en la calle, pensó que era un artículo de broma y lo guardó para enseñárselo a su mujer. Sin embargo, horas más tarde, lo utilizó para pagar tabaco en el establecimiento “por error”.

El billete en cuestión era una falsificación de buena calidad como relataba el diario alemán Bild. Buen papel y misma apariencia y tamaño que un billete de 20 euros corriente, con la excepción de que en lugar de 20, la cifra del papel era 30. Cuando la cajera se dio cuenta del error ya era demasiado tarde.

Los hechos, que ocurrieron en 2013, dejaron desconcertada a la Policía alemana que no terminaba de entender este tipo de falsificación con un importe imposible para un billete en circulación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here